Beneficios de la natación en el asma

Se sabe que los practicantes de natación son quizá los únicos deportistas que por la práctica de su deporte tienen mejores parámetros de funcionalismo pulmonar de reposo, con respecto a la población general. Debido a los controles espirométricos de los nadadores de gran nivel que han sido y son asmáticos, podemos observar que algunos tienen valores de función pulmonar basal inferiores a los de sus compañeros e incluso a los de la población general. Esto hace que puedan movilizar el volumen de aire adecuado a las necesidades de su metabolismo durante el ejercicio, para aportar el oxígeno suficiente a sus músculos activos durante la competición y eliminar el anhídrido carbónico sobrante de la misma forma y eficiencia que los no asmáticos. No es en la enfermedad, en el proceso inflamatorio, donde se debe buscar una mejoría de la práctica de la natación, sino en la condición física general, en la adaptación específica de estos músculos respiratorios al ejercicio, para realizar un trabajo de resistencia y sostenido, a pesar en ocasiones de un volumen ligeramente reducido.En un estudio que se realizó, se demostró que la práctica de gimnasia o natación en los niños con asma mejoraba la condición física general de tal forma, que al final del período de entrenamiento era similar a la de los controles no asmáticos y mejoraba la sensación subjetiva de salud, aunque sus valores basales permanecieran invariables independientemente de que practicasen uno u otro deporte.

Como conclusión: el consejo que se pretende dar en éste artículo, es que la natación es uno de los deportes mas indicados para los pacientes con asma.